07 Feb

Adaptar el estilo de gestión al nuevo mundo
geronimo | 0 comentarios

El verdadero liderazgo se ve muchas veces en los momentos más acuciantes y de mayor desafío. En ese momento se dan tres situaciones: huir; hacerse el distraído; o arremeter con entusiasmo, trabajo y ahínco, motivando a los demás para revertir la situación negativa o alcanzar el logro propuesto. El líder que opte por esta tercer vía, debe ante todo poder comunicar eficazmente a los demás sus decisiones y su visión general. La comunicación se torna central en todo lo que hace. Debe adaptar su estilo de gestión para aprovechar las nuevas herramientas comunicacionales y la tecnología disponible. Atrás quedó esa época en la que el secreto del éxito residía en guardar bajo siete llaves la información y el conocimiento. Hoy predomina la transparencia y el acceso irrestricto a todo tipo de datos. La “blogósfera”, el ambiente de diálogo y colaboración impulsado por la web, ha estimulado la creación de los llamados “puestos de trabajo Wiki”. Los blogs se han transformado en canales de información y noticias cada vez más viables, y en una interesante oportunidad para la comunicación, la educación y la publicación de opiniones personales que motiven a los demás.

Las tecnologías actuales permiten a las personas formular preguntas que quizás no se les hubiera ocurrido, o que no se sentirían cómodas planteando en otros foros. El líder debe aportar su estilo personal a las comunicaciones, usar un tono más informal y estar dispuesto a recibir las opiniones de todo el equipo. Debe estar abierto a nuevas ideas y admitir que los instrumentos que siempre se utilizaron quizás ya no funcionen. Al preguntar que piensan los demás, se suele recibir una reacción muy distinta y una solución mucho mejor, que contribuirá a obtener los objetivos anhelados.

El líder sabio toma coraje, y hace lo que realmente debe hacer, planificando, tomando decisiones y ejecutando acciones con serenidad, inteligencia y paso a paso. No empuja para que las cosas ocurran, sino que permite que el proceso se despliegue por sí mismo. Con una comunicación adecuada y moderna logrará que su gente le da para adelante, sin miedo al cambio, y que vean cada situación como una oportunidad para mejorar.

Comentarios:

    Aún no hay comentarios

Enviar un comentario